La igualdad y dignidad para todas las personas son principios de derechos humanos. Eso implica el respeto por la diversidad y combatir todo tipo de discriminación, incluyendo la discriminación por orientación sexual o identidad de género.