La no discriminación y el acceso a la justicia, debe resaltar la importancia que tiene el reconocimiento de las diversidades y la erradicación de cualquier discriminación como un requisito básico para generar condiciones reales de justicia y equidad.

Toda distinción en los derechos de las personas, basada en su orientación sexual o identidad de género, debe ser entendida como un acto de discriminación.

En el SSTEEV reconocemos que, aunque las personas sean distintas, todas tienen igual dignidad, necesidades comunes y deben tener las mismas oportunidades.