Tu vida tiene valor, tu decisión merece respeto.

Tomar el control de tu cuerpo es el primer paso para ser libre.

Rompe el silencio, haz valer tu palabra, ¡No, es no! 

En el SSTEEV reconocemos que todas las mujeres merecen ser respetadas y vivir una vida libre de violencia.