“Una parte del proceso social implica entender que una persona no queda definida únicamente por su sexualidad, raza o género”. El respeto y la tolerancia las merecemos todas las personas, sin importar su preferencia sexual.